Noticias

Noticias

29 May

La Sección Quinta del Consejo de Estado en sede de tutela y con ponencia de la Magistrada Rocío Araújo Oñate, decidió amparar en forma integral los derechos fundamentales del Resguardo Indígena Unuma Alto Vichada de Cumaribo a la salud, educación, vivienda digna, identidad étnica y cultural, así como el derecho fundamental a retornar al territorio colectivo del que fueron desplazados o a ser reubicados. La Sala protegió los derechos señalados al resguardo y a los miembros de las comunidades que lo integran, pues es indispensable para garantizar la supervivencia de la etnia. Ello en consideración a su estado de indefensión, a la grave y sistemática afectación de las que son objeto y a la ausencia de intervención estatal, en cumplimiento del ordenamiento y bajo el enfoque diferencial que corresponde.

La decisión ordena caracterizar la población del resguardo en temas que resultan trascendentales para la supervivencia e integridad de la comunidad indígena, como son los procesos de inscripción en el Registro Único de Víctimas y las rutas de atención, asistencia y reparación integral, el inicio o culminación de los procesos de retorno o reubicación, la afiliación al sistema de salud y su prestación, los servicios educativos y la individualización de la oferta institucional en materia productiva y de vivienda, para su inclusión como beneficiarios de la misma.

Para amparar el derecho a la salud la sentencia ordenó realizar brigadas de salud integrales, proveer insumos, medicamentos y dispositivos médicos, establecer mecanismos expeditos de autorización de traslados de urgencia, la habilitación de puestos o esquemas de atención, así como la elaboración de políticas de prevención y atención en salud que se ajusten a las condiciones y necesidades del resguardo y al tratamiento diferencial al que tienen derecho.

En cuanto a la protección del derecho a la educación, se ordenó elaborar un modelo de prestación del servicio educativo que cumpla los estándares y parámetros de enfoque diferencial y que brinde cobertura de la etnoenseñanza, insumos, servicios complementarios de transporte y permanencia de los educandos, así como la habilitación de lugares o de esquemas para la enseñanza.

En materia de vivienda y oferta socioeconómica se ordenaron acciones tendientes al diseño y ejecución de estrategias de información, asistencia, acompañamiento y asesoría a las autoridades del resguardo, a través de las cuales se logre priorizar e incluir, individual o colectivamente a la etnia, en los procesos de otorgamiento de subsidios de vivienda y en los programas socioeconómicos y productivos.

Además, la decisión ordenó al Alcalde de Cumaribo contestar la información solicitada por el Resguardo Unuma Alto Vichada en relación con el monto y destinación de los recursos que ha recibido el municipio desde el año 2016 hasta el 2018 provenientes del Sistema General de Participaciones, explicando las razones y motivos de las inversiones realizadas o la ausencia de los mismos de ser ese el caso, junto con todos los documentos de soporte respectivos.

25 May

El resguardo indígena La Sortija  se encuentra ubicado a pocos kilómetros del casco urbano del municipio de Ortega, en el sur del Tolima.

Esta comunidad, durante 10 años aproximadamente fue cabildo y ya para el año de 1997 se constituye como resguardo indígena. “Entre las principales afectaciones evidenciadas y expuestas en el contenido de la demanda están la afectación a la seguridad jurídica, abandono del territorio y vulneración del derecho a la autonomía, la integralidad política y organizativa”, aseguró Luis Alegría, director de la URT en Tolima y Huila.

Dicha demanda, además de reconocer los derechos territoriales de la comunidad Pijao La Sortija, solicita la ampliación de su territorio a 247,52 has, de las cuales 132 actualmente reconocidas.

De igual manera se espera la implementación de proyectos y programas agrícolas, así como un  plan de reparación colectiva en favor de esta comunidad que permita contribuir al proceso de reconstrucción social  político y económico de su plan de vida desde una perspectiva que permita el desarrollo propio sin alterar su cosmovisión y el uso de sus costumbres, manteniendo  así la pervivencia y unidad de su pueblo.

“Las graves afectaciones identificadas por la Unidad durante la etapa de caracterización motivan la presentación de la demanda, esta con miras a que la comunidad involucrada pueda acceder a su derecho fundamental a la restitución y hacer goce efectivo de su territorio ancestral de acuerdo a la cultura, cosmovisión y formas de organización propias”, precisó la URT en un comunicado.

21 May

Imagen de referencia.

La asociación OREWA, del departamento del Chocó, manifestó mediante un comunicado que “continúan los atropellos sobre los pueblos indígenas del Chocó”.

Según informaciones manejadas por la Asociación chocoana, en el Cabildo Mayor de Autoridades Embera de la Zona Norte del Bajo Baudó (Pizarro), “un grupo de paramilitares del autodenominado Águilas Negras, llego el día 14 del presente mes, con más de 100 hombres armados entraron de forma violenta y amenazando a la comunidad de Puerto Embera del resguardo de Pavasa Gella. Reclutaron forzosamente entre niños y jóvenes 4 estudiantes y a otras 8 personas, entendido este acto como secuestro”.

En horas de la noche hombres del grupo armado entraron en algunas casas e intentaron violar a las mujeres. A las 7: 30 de la mañana del día siguiente se retiraron del lugar. “Hasta el momento no sabemos el paradero de los niños, jóvenes y demás Embera que se llevaron”, precisa el comunicado de la OREWA.

Los jefes del grupo armado amenazaron a los profesores y a los líderes del cabildo Indígena. Momentos después ante el temor provocado por las amenazas, reclutamiento y el secuestro de los niños, jóvenes y demás miembros, la comunidad decidió abandonar sus casas, fincas, animales y se desplazaron hacia el corregimiento de Virudó.

Por la compleja situación de orden público, otras comunidades Embera también se desplazaron al mismo corregimiento. Son en total 656 personas que integran 136 familias, provenientes de las comunidades de Puerto Embera, Puerto Samaria, El Chorro y El Piñal.

Desde entonces, la comunidad se encuentra aguatando hambre en Virudó, porque no tienen alimentos, y los niños no paran de llorar.

Frente a la situación la Asociación OREWA realiza un llamado -al que también se suma Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia – Gobierno Mayor-,a las Instituciones del orden Municipal, Departamental y Nacional para que se brinde la atención inmediata a estas comunidades indígenas que están en riesgo de enfermar y morir ya que llevan varios días sin atención humanitaria.

Los pueblos Embera del Chocó son considerados por la misma Corte Constitucional según Auto 004 como pueblos en vías de extinción que requieren una atención especial “y vemos por el contrario que el abandono total por parte del ESTADO Colombiano es una muestra de despreocupación de esta situación y pareciera que su interés fuera que los Embera abandonemos nuestros territorios y se diera nuestra extinción”, recalca la OREWA.

12 May

Marquitos sabía que pronto iba a morir y por eso quería dejar un recuerdo en alguien. Su hora llegaba, él partiría de este mundo, pero quería plasmar su recuerdo en una fotografía, con seguridad la última de su existencia y sin saber la primera en cuánto tiempo.

Un día cualquiera de finales de febrero de este año Marcos Gaitán, un indígena sikuani de 95 años –según su propia versión- se apareció como de costumbre en el restaurante Villa Suarez, en El Progreso (Vichada). Venía en su bicicleta, como siempre lo hacía, exclusivamente a que le tomaran la foto. “Yo vengo a despedirme porque siento que me voy a morir, y por eso quiero que me tome una foto”, le dijo a doña Nancy Narváez.

Ese día Marquitos llegó hasta El Progreso con sus últimas fuerzas, las piernas ya no le daban para pedalear como siempre lo había hecho. Él en su caballito de acero recorrió caminos vichadenses a más no poder. Ese día, 26 de febrero, el indiecito cerraba ciclos de su vida: su última foto; su último viaje en bicicleta.

Él es el reflejo fiel de las duras necesidades por las que pasan los adultos mayores de las comunidades indígenas. Viven casi abandonados a su suerte, tratando de rebuscarse los alimentos y rogando a Dios no enfermarse. En Vichada, en toda su historia, este segmento de la población nunca ha tenido programas responsables que le permitan a las personas en su vejez, tener una vida digna.

Pese a esas dificultades, Marquitos siempre estaba feliz, de hecho, irradiaba felicidad. Llegaba siempre con una sonrisa de oreja a oreja. Era medio sordo, o se hacía, porque escuchaba únicamente lo que le convenía.

Ese 26 de febrero, para Marquitos era una ocasión especial, por eso se puso su mejor pinta, y, ¡listo pa’ la foto, su última foto! Murió en su comunidad Santa Fe, del Resguardo Muco Mayoragua del municipio de Cumaribo, y fue enterrado el pasado 3 de mayo.

Acerca de Nosotros

AUTORIDADES  TRADICIONALES  INDIGENAS  DE COLOMBIA es una  organización Nacional  Indígena  con  un proceso  de aproximadamente  40  años, que tiene como objetivo principal la defensa  del territorio  y el fortalecimiento  de la identidad , y cuyo  cumplimiento se plantea  en cada  una  de las actividades  y acciones propuestas desde la coordinación nacional. Mas Información.

Contáctenos

Dirección:

Sede Principal: Calle 16 A #2 - 69 Barrio Las Aguas
Teléfono: +57 (1) 4633116
Celular: +57 3228827566
Sede Calle 17: Calle 17 # 4-49 Barrio Veracruz
Teléfono: +57(1)8133778  

Email:

Secretaría: gobiernomayor@gmail.com
Comunicaciones: comunicacionesgobiernomayor@gmail.com
Territorio: territoriogobiernomayor1@gmail.com

Bogotá Colombia.®